Nuestro Té

Todas las variedades del té provienen de la misma planta (un arbusto de hoja perenne), la Camellia Sinensis, sus dos principales variedades: Camellia Sinensis y Camellia Sinensis Assamica, y lo que les diferencia son los métodos de elaboración y tratamiento de las hojas además, claro, del clima y del suelo en el que crecen.
La planta del té gusta de climas cálidos, soleados y con abundante humedad.
Para elaborar el té se recoge un brote y hasta un máximo de tres hojas por debajo de él.
La fermentación se produce bajo unas condiciones especiales de humedad y temperatura e intervienen una serie de microorganismos.
La oxidación se produce cuando se rompen las células de la hoja y las enzimas entran en contacto con el oxígeno.
Para evitar la oxidación o para detenerla, se aplica calor sobre la hoja.

Entradas relacionadas

Responder
1
¿Necesitas ayuda?